Biopsia cutánea

by Verónica Ruiz

BIOPSIA CUTÁNEA: ¿En qué consiste y cuándo es preciso realizarla?

La biopsia cutánea consiste en obtener una muestra de piel con fines diagnósticos y a la vez también, en algunas ocasiones, permite tratar una determinada lesión cutánea aislada.

A su vez, las biopsias pueden ser parciales, cuando únicamente tomamos una pequeña parte de la lesión cutánea, o totales, cuando lo que realizamos es una extracción completa de la lesión. En la mayoría de las ocasiones, las biopsias totales se realizan con un fin terapéutico además de diagnóstico eliminando, de esta manera, una lesión cutánea de forma completa.

Es uno de los procedimientos más frecuentes e importantes realizados en una consulta de dermatología, ya que la piel es de fácil acceso y también porque el examen histológico de una muestra de piel aporta mucha información y es una de las pruebas que ofrece más rendimiento coste-efectividad en nuestra práctica diaria.

 

¿Cuándo se tiene que realizar una biopsia cutánea?

Lo habitual es que los dermatólogos realicemos una biopsia cuando queremos averiguar o confirmar un diagnóstico en un paciente que acude por la presencia de una o varias lesiones cutáneas. En muchas ocasiones, el examen histopatológico de la muestra de piel extraída nos ofrecerá un diagnóstico exacto o muy aproximado sobre una determinada enfermedad y, de ésta manera, podremos proponer al paciente el tratamiento más adecuado.

En el caso de lesiones cutáneas que se extirpan por motivos estéticos, es prudente también remitir la muestra para evaluación histológica por cuestiones médico-legales.

Sin embargo, en determinadas ocasiones, nos vienen derivados pacientes para toma de biopsias de piel “normal” o no lesionada con el fin de contribuir en el diagnóstico de determinadas enfermedades sistémicas, aun en ausencia de lesiones cutáneas.

Algunas de estas enfermedades sistémicas en las que una biopsia cutánea puede resultar de gran ayuda para el diagnóstico son:

  • Amiloidosis sistémica: Constituye un grupo heterogéneo de enfermedades caracterizado por depósitos de proteínas extracelulares insolubles en uno (amiloidosis localizada) o más órganos (amiloidosis sistémica). En los casos de amiloidosis sistémica, la biopsia parcial de grasa abdominal puede permitir un diagnóstico precoz y prevenir la evolución de la enfermedad.
  • Neuropatías: La biopsia cutánea ha demostrado ser un método útil en el diagnóstico de aquellas neuropatías de fibra nerviosa pequeña ya que, por definición, éstas no pueden diagnosticarse por estudios normales de conducción nerviosa porque éstos solo reflejan la función de fibras nerviosas gruesas mielinizadas.
  • Enfermedades genéticas: Síndrome de Alport, enfermedades metabólicas (patologías lisosomales, distrofinopatías…) entre otras.

 

¿Cómo se realiza este procedimento?

La elección de la técnica y zona de piel adecuada para la biopsia requiere valorar por una parte, el número de lesiones, la cantidad de tejido que necesitamos para realizar un diagnóstico, y, por otra, minimizar las cicatrices resultantes. A veces, la ventaja estética que puede suponer una biopsia pequeña, puede resultar que sea insuficiente y requerir de la realización de un segundo procedimiento con resultados estéticos peores que si se hubiese hecho una biopsia adecuada, con más cantidad de piel, en primer lugar.

Existen 3 técnicas principales para realizar una biopsia cutánea, ya sea parcial o total, y son:

  1. Por rasurado o afeitado: Se realiza con una hoja de bisturí y es más adecuada para lesiones verrugosas o exofíticas que afectan únicamente a epidermis o dermis superficial, como pueden ser algunos nevus, queratosis seborreicas, algunas queratosis actínicas gruesas…En estos casos, la herida se suele dejar abierta
  2. Mediante punch: Si la lesión cutánea es más profunda (localizada en dermis profunda o hipodermis) se suele requerir de éste instrumento con el fin de acceder de forma adecuada y tomar una muestra de la lesión. Después de tomar la muestra, la herida se puede dejar abierta o suturada mediante puntos.
  3. Exeresis con hoja de bisturí: Puede tratarse de lesiones superficiales o más profundas y, en estos casos, la herida se deja suturada mediante puntos.

Como he dicho anteriormente, en la gran mayoría de las ocasiones, realizamos la biopsia cutánea en consulta en el mismo día que el/la paciente acude a la visita médica; sin embargo, en aquellos casos que se programe una biopsia cutánea para otro día diferente, se recomienda que el/la paciente acudan acompañad@s.

 

¿Qué curas se tienen que seguir tras una biopsia cutánea?

Como acabamos de ver, la herida resultante tras una biopsia cutánea se puede dejar abierta o suturada mediante puntos. A continuación, la cubrimos con un apósito estéril que, en ocasiones, tiene que ser algo grueso y compresivo para prevenir un posible sangrado en el mismo día.

Si la herida se deja abierta, se recomienda al/la paciente que retire el apósito y realice higiene normal de la zona tratada al día siguiente del procedimiento, aplicando de forma diaria pomada antibiótica o algún antiséptico tópico (por ej, yodo o alcohol) para desinfectar y ayudar a secar la herida y la formación de costra.                              La costra tardará  2-3 semanas en caer quedando una zona de piel más vulnerable, por lo que es muy importante aplicar protección solar durante los días y meses siguientes a la realización de la técnica para evitar el desarrollo de manchas (hiperpigmentaciones) poco cosméticas.

Si la herida se sutura, generalmente se recomienda que el/la paciente mantenga cubierta la zona durante unos días y después realizar higiene normal de la herida y aplicación de pomada antibiótica hasta la retirada de puntos.

 

¿Qué complicaciones pueden aparecer a corto y a largo plazo?

Las principales complicaciones a considerar tras una biopsia cutánea, sobre todo si la herida se deja abierta, son la posibilidad de sangrado, infección y cicatrización con hipopigmentación (cicatrices blancas) o hiperpigmentación (cicatrices oscuras).

  • Para evitar el riesgo de sangrado (que, si ocurre, suele hacerlo en el mismo día), se puede colocar un pequeño vendaje compresivo sobre la zona tratada durante 24 horas.
  • Para disminuir el riesgo de infección, se recomienda que el/la paciente desinfecte la herida con yodo o alcohol de forma diaria e, incluso en ocasiones, que aplique una pomada antibiótica durante 1 semana.
  • Para minimizar el riesgo de hiperpigmentación se recomienda que el/la paciente use protección solar alta durante los meses posteriores a la realización de la técnica.

Esquema de biopsia por punch

BIBLIOGRAFÍA

  • Dirk M Elston , Erik J Stratman , Stanley J Miller. Skin biopsy: Biopsy issues in specific diseases. J Am Acad Dermatol 2016 Jan;74(1):1-16
  • David Veitch, James Miller, Shyamal Raichura, John McKenna. Skin biopsy. Br J Hosp Med (Lond) 2018 May 2;79(5).
  • Claudia Sommer. Nerve and skin biopsy in neuropathies. Curr Opin Neurol 2018 Oct;31(5):534-540.
  • N Kluger, S Fraitag, A-M Roguedas, L Misery. Normal skin biopsy as a tool for extra-cutaneous disorders. Ann Dermatol Venereol 2014 Mar;141(3):192-200