Cirugía convencional

by Verónica Ruiz

CIRUGÍA CONVENCIONAL

La cirugía convencional (CC) es uno de los procedimientos quirúrgicos más realizados en dermatología y se realiza para la exéresis de lesiones cutáneas malignas y benignas.

Consiste en la extirpación tanto de la lesión como un margen circundante periférico variable de tejido supuestamente «normal» para asegurar la eliminación completa del tumor.

El hecho de extirpar estos márgenes adicionales ocasiona que el tamaño del defecto quirúrgico y la cicatriz resultante puedan ser visiblemente más grandes que el tumor inicial.

Al igual que en la cirugía de Mohs, el defecto quirúrgico resultante puede repararse mediante sutura directa, si hay una laxitud de la piel suficiente para permitir el cierre directo sin ocasionar distorsión anatómica ni deterioro funcional, o bien mediante la movilización de la piel adyacente, utilizando y diseñando lo que llamamos «plastias» o «colgantes», o bien de piel más distante (llamados injertos).

A pesar de que la CC presenta diferencias respecto a la cirugía de Mohs, representa una opción válida (y en ocasiones se la mejor alternativa) en el caso de la extirpación de tumores localizados en tronco y extremidades (també Algunos en cara) y en determinados tipos tumorales.

A continuación, describiré algunos aspectos relevantes en relación a los márgenes por tumores malignos y cuáles son las ventajas y desventajas de la CC respecto a la cirugía de Mohs.

 
¿Qué márgenes se deben realizar para tumores malignos?

La longitud de los márgenes periféricos de piel sana que se deben extirpar en los casos de tumores malignos varía en función del tipo, tamaño y localización tumoral, pero, como regla general, suele oscilar entre 4 mm hasta varios cm.

La pieza extirpada será examinada posteriormente en diferido (después de la cirugía) por un especialista en anatomía patológica, quien determinará si el tumor ha sido completamente extirpado con márgenes libres (limpios de tumor) o si, por el contrario, los márgenes están afectados y existe persistencia tumoral.

A pesar de que no existe consenso respecto a la definición de lo que debemos entender como “márgenes quirúrgicos negativos”, la mayoría de especialistas consideran que existen márgenes libres si se observan entre 4-5 mm sin evidencia de células malignas desde el límite del tumor.

Tampoco existe una definición clara en relación a la consideración de “márgenes cercanos/próximos” pero la mayoría de especialistas consideran que una longitud de piel sin evidencia de células malignas ≤ 3 mm desde el borde tumoral serían contemplados como tal.

El hecho de tener “márgenes cercanos/próximos” puede no tener un efecto significativo en la supervivencia o probabilidad de recurrencia tumoral, pero si además se observan otras características adicionales, como pueden ser presencia de invasión linfovascular o perineural, la existencia de márgenes próximos si se han asociado con tasas más altas de recurrencia y una peor supervivencia.

 
¿Cuáles son las diferencias fundamentales de la cirugía convencional frente a la cirugía de Mohs?
  1. Márgenes de piel sana: Mientras que la cirugía de Mohs conserva la mayor cantidad de tejido sano posible adyacente al tumor, siendo muy útil en aquellas zonas donde es fundamental el mantenimiento de un buen resultado cosmético y funcional como la cara, la CC se realiza tomando una longitud “fija” o estandarizada de márgenes de piel visiblemente sana alrededor del tumor.
  2. Procesamiento del tumor extirpado: En la cirugía de Mohs se examina la totalidad de la muestra extirpada “in situ”, mientras que en la CC se analiza únicamente un pequeño porcentaje de la pieza (generalmente a nivel de los márgenes de la pieza) y “en diferido”.
  3. Duración de la intervención: El hecho de que la cirugía de Mohs permita, en la mayoría de las ocasiones, el procesamiento y análisis de las muestras de tejido extirpadas en el mismo momento de la intervención, hace que la duración de esta técnica sea mayor que la CC, ya que en esta última se envía la pieza extirpada para su análisis por parte de anatomía patológica de forma posterior a la cirugía.

En ocasiones, dentro de la CC se realizan las “biopsias peroperatorias o intraoperatorias” de los márgenes quirúrgicos, que consiste en realizar el estudio histológico durante la intervención quirúrgica, y tiene el objetivo de guiar al cirujano sobre la existencia o no de persistencia tumoral. Sin embargo, en esta modalidad, tampoco se analiza la totalidad de la pieza ni de los márgenes, sino solo una pequeña parte de la muestra.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Michael M Li, Sidharth V Puram, Dustin A Silverman, Matthew O Old, James W Rocco, Stephen Y Kang. Margin Analysis in Head and Neck Cancer: State of the Art and Future Directions. Ann Surg Oncol 2019 Nov;26(12):4070-4080.
  • Mara C Weinstein, Robert T Brodell, Jeremy Bordeaux, Kord Honda. The art and science of surgical margins for the dermatopathologist. Am J Dermatopathol 2012 Oct;34(7):737-45
  • Donita Dyalram, Steve Caldroney, Jonathon Heath. Margin Analysis: Cutaneous Malignancy of the Head and Neck. Oral Maxillofac Surg Clin North Am 2017 Aug;29(3):341-353