Cirugía de Mohs

by Verónica Ruiz

¿En qué consiste y cuando está indicada?

Me gustaría comenzar esta sección agradeciendo sinceramente al Dr. Joan Ramón Garcés la oportunidad de poder trabajar con el y haber podido iniciar la formación en el empleo de esta técnica.

 
Qué es la cirugía de Mohs

La cirugía micrográfica de Mohs (CMM) fue desarrollada por el cirujano estadounidense Frederick Mohs en la década de 1930 para extirpar tumores cutáneos y poder estudiar la totalidad de los márgenes de la pieza extirpada con el microscopio.

Es una técnica quirúrgica diseñada para el tratamiento específico de determinados tipos de cáncer cutáneo y en determinadas localizaciones corporales, sobre todo en la cara.

Se basa en 2 fundamentos principales:

  1. Exéresis completa tumoral, generalmente llevada a cabo en un único procedimiento, en 1 o varias etapas.

  2. Confirmación microscópica de los márgenes de la pieza tumoral extirpada durante la intervención, de manera que el cirujano y/o anatomopatólogo puede valorar la localización precisa de posibles focos tumorales.

”Para practicar la cirugía de Mohs es necesario estar familiarizado con la técnica quirúrgica y tener conocimientos sobre histopatología y biología tumoral;  por estos motivos, el dermatólogo se encuentra en situación privilegiada para poder realizar ésta técnica de forma correcta

 

¿En qué consiste la técnica?

En la mayoría de las ocasiones, la CMM se realiza de forma ambulatoria bajo anestesia local, sin necesidad de ingreso hospitalario; sin embargo, en determinados casos, como pueden ser el de tumores complejos o a petición del/la propi@ paciente,  puede requerirse anestesia general.

Los 3 pasos fundamentales en la realización de la técnica correcta son:

  • Exéresis mediante corte tangencial (con el bisturí a 45º) de tumores cutáneos por planos o capas y por etapas o estadíos sucesivos.

  • Procesamiento de la totalidad de la muestra extirpada mediante instrumental específico, que permite tratar la pieza de forma adecuada para su estudio posterior. Con esto, se consigue controlar todos los márgenes quirúrgicos (tanto en periferia como en profundidad) de la pieza en cuestión, hasta conseguir eliminar la totalidad del tumor.

  • Examen al microscopio del tejido procesado. Al final de cada etapa sabremos si el tumor ha sido completamente extirpado o si hay persistencia tumoral, en cuyo caso será necesario realizar una nueva etapa y así sucesivamente hasta completar la extirpación tumoral.

”La cirugía de Mohs permite el estudio de la totalidad de la muestra extirpada por etapas o estadíos hasta lograr la exéresis completa tumoral, lo que se consigue, en la mayoría de las ocasiones, en una única intervención y bajo antestesia local”

 

¿Qué beneficios o ventajas aporta la cirugía de Mohs respecto a la cirugía convencional?

La CMM presenta como ventajas principales:

  • Lograr la máxima eficacia (alrededor del 98-99%) en la exéresis y curación completa del tumor, con el objetivo de minimizar la tasa de recurrencia y/o persistencia tumoral.

  • Preservar la mayor cantidad de tejido sano posible, sobre todo en aquellas áreas anatómicas donde es fundamental el mantenimiento de un buen resultado funcional y cosmético como la cara, obteniendo, de este modo, cicatrices potencialmente más pequeñas.

 

¿Qué pacientes son candidatos para una CMM?

La mayoría de los tumores tratados con CMM entran dentro de la categoría de cáncer cutáneo no melanoma, siendo los más frecuentes el carcinoma basocelular y las formas superficiales del dermatofibrosarcoma protuberans; sin embargo algunos casos de carcinomas escamosos, y de carcinoma anexial microquístico entre otros, se pueden tratar también con éxito mediante la CMM.

Las principales circunstancias que debemos tener en cuenta a la hora de indicar correctamente una CMM son la localización tumoral, las características propias del tumor (como por ej, el tipo tumoral, los márgenes del tumor y tratamientos previos sobre este tumor concreto) y aquellas relacionadas con el / la propio @ paciente (estado de salud y las enfermedades asociadas que pueda tener).

 

La CMM debe considerarse en las siguientes situaciones
  1. Carcinomas basocelulares de la región facial y formas superficiales del dermatofibrosarcoma protuberans.

  2. Tumores localizados en otras áreas, aparte de la cara, donde sea necesario conservar la funcionalidad/estética local como por ejemplo la unidad ungueal, dedos, genitales y zona perianal.

  3. Márgenes tumorales mal delimitados.

  4. Tumores persistentes y/o recidivados tras tratamientos previos.

 

Si la cirugía de Mohs tiene la mejor tasa de curación para el cáncer de piel no melanoma, ¿por qué no se eliminan todos los cánceres de piel con esta técnica?

Existen múltiples tratamientos disponibles para el cáncer de piel, que incluyen cremas tópicas de quimioterapia, terapia fotodinámica, cirugía convencional y radioterapia. Cada tumor y contexto son diferentes, por lo que debemos tener en cuenta las variables que hemos mencionado anteriormente (localización tumoral, las características propias del tumor y aquellas relacionadas con el / la propio @ paciente) para poder seleccionar el tratamiento más adecuado para cada situación.

”La selección adecuada del tratamiento para cada tumor y cada paciente representa la clave del éxito terapéutico”

Resumen final: La CMM es una técnica específica para el tratamiento de determinados tipos tumorales que permite lograr la máxima eficacia terapéutica (próxima al 100%) preservando la mayor cantidad de tejido sano posible.  Su especialista puede  evaluar su lesión cutánea, y ayudarle a decidir si la CMM es adecuada para usted.

BIBLIOGRAFÍA

  • Robert S Stern. Cost effectiveness of Mohs micrographic surgery. J Invest Dermatol 2013 May;133(5):1129-31
  • Kyle A. Prickett; Michael L. Ramsey. Mohs Micrographic Surgery. StatPearls Publishing; 2020 Jan
  • Emily P Tierney, C William Hanke. Cost effectiveness of Mohs micrographic surgery: review of the literature. J Drugs Dermatol 2009 Oct;8(10):914-22.