Criocirugía

by Verónica Ruiz

LA UTILIDAD DE LA CRIOCIRUGÍA: UNA TECNICA SENCILLA Y VERSÁTIL

La criocirugía consiste en la destrucción de tejido biológico por congelación.

Es una técnica muy utilizada en nuestra actividad médica diaria en la consulta, sencilla de realizar, eficaz y con buenos resultados cosméticos si se realiza de forma adecuada.

El efecto terapéutico del frío sobre el tejido humano se conoce desde el siglo XIX, siendo el nitrógeno líquido el agente más utilizado en las consultas dermatológicas para la realización de esta técnica. Debido a que se evapora al estar expuesto al aire, el nitrógeno líquido necesita estar almacenado en bombonas o botellas.

 

¿Cuál es el mecanismo de acción de la criocirugía?

A l’aplicar fred, es fa malbé el teixit a causa de la formació intracel·lular i extracel·lular de gel, amb destrucció de les membranes cel·lulars, a més d’ocasionar canvis en la circulació causats pels cicles de congelació/descongelació.

En la práctica, aplicamos el nitrógeno líquido en spray (con aplicadores de diferente calibre) y la congelación en la piel comienza de inmediato, observándose una decoloración blanquecina que se extiende periféricamente desde el punto de contacto. La profundidad de la congelación puede aumentarse aplicando presión sobre la piel o bien prolongando la duración del procedimiento.

 

¿Qué lesiones cutáneas se pueden tratar mediante criocirugía?

Generalmente se suelen tratar lesiones cutáneas superficiales, ya sean benignas o malignas.

En muchas ocasiones, empleamos la crioterapia como paso previo al afeitado o “shave” de la lesión, ya que por un lado, proporciona una ligera anestesia local instantánea y por otro, el hecho de congelar el tejido facilita el corte del mismo.

Algunas lesiones cutáneas tributarias de tratamiento mediante crioterapia son las siguientes:

  • Lesiones benignas: Queratosis seborreicas, fibromas, verrugas vulgares víricas, verrugas planas, léntigos solares, condilomas, molluscum contagiosum, entre otras.
  • Lesiones malignas: Queratosis actínicas, carcinomas superficiales.

 

¿Qué curas se tienen que realizar tras el procedimiento?

Generalmente se recomienda al paciente que haga higiene normal de la zona tratada en el mismo día tras el  procedimiento y que aplique diariamente algún antiséptico tópico (por ej, yodo o alcohol) para desinfectar y ayudar a secar la herida y la formación de costra.

La costra tardará  2-3 semanas en caer quedando una zona de piel más vulnerable, por lo que es muy importante aplicar protección solar durante los días y meses siguientes a la realización de la técnica para evitar el desarrollo de manchas (hiperpigmentaciones) poco cosméticas.

 

¿Qué complicaciones se pueden esperar?

Aunque se trata de una técnica bastante segura, existen una serie de riesgos o complicaciones que conviene conocer, así como la manera de evitarlos.

La seguridad en el tratamiento comienza con la selección cuidadosa del/la paciente y de la lesión a tratar.

La aparición de posibles complicaciones está sobre todo relacionada con la duración del procedimiento y el tipo de piel del paciente. En general, la red del colágeno dérmico no se altera de forma importante si la duración total de los pulsos de congelación dura menos de 30 segundos; si la duración es mayor, existe riesgo de desarrollo de cicatrices (atróficas e hipertróficas).

 

Las complicaciones más comunes que se pueden presentar tras la realización de crioterapia son:

  1. Dolor: El/la paciente suele referir dolor leve-moderado durante la congelación y unos minutos después. Generalmente es transitorio y no requiere analgesia.
  2. Inflamación y edema: Inmediatamente después de la congelación ocurre una hinchazón y enrojecimiento (eritema) del área tratada que puede durar varias horas (hasta 1-2 días). Generalmente es transitorio y se pueden aplicar soluciones secantes o astringentes para disminuir la inflamación y las molestias locales asociadas
  3. Formación de vesículas / ampollas: Pueden aparecer a las pocas horas y, si se trata de ampollas grandes, tensas y con gran cantidad de líquido, se pueden pinchar para extraer el líquido y así facilitar su secado y aliviar la molesta local.
  4. Hipo o hiperpigmentaciones: Se recomienda utilizar una protección solar adecuada para evitar sobre todo las hiperpigmentaciones.

Es más frecuente que aparezcan reacciones más severas en aquellas áreas de piel más fina (párpados, sien, dorso de manos), o las que se encuentran muy dañadas por la exposición solar crónica.

                                                                                                                                   Ampolla por crioterapia

BIBLIOGRAFÍA

  • Cranwell WC, Sinclair R. Optimising cryosurgery technique. Aust Fam Physician 2017;46(5):270-274.
  •  B Rubinsky. Cryosurgery. Annu Rev Biomed Eng 2000;2:157-87.
  • Michael E Farhangian, Alyson Snyder, Karen E Huang, Laura Doerfler, William W Huang, Steven R Feldman. Cutaneous cryosurgery in the United States. J Dermatolog Treat 2016;27(1):91-4